Anuario 2020

Imagen destacada de la nota

Frente a un mundo que continúa condicionado por la pandemia, nos pone muy contentos haber cumplido un segundo año dialogando y debatiendo sobre temáticas indígenas y ambientales. Estamos satisfechos con haber incorporado artículos sobre África, Asia y Oceanía, al mismo tiempo que nos enorgullece que más de la mitad de nuestros autores sean mujeres. Es nuestro pequeño aporte a un mundo con mayor equidad.

Frente a un mundo que continúa condicionado por la pandemia, nos pone muy contentos haber cumplido un segundo año dialogando y debatiendo sobre temáticas indígenas y ambientales. Estamos satisfechos con haber incorporado artículos sobre África, Asia y Oceanía, al mismo tiempo que nos enorgullece que más de la mitad de nuestros autores sean mujeres. Es nuestro pequeño aporte a un mundo con mayor equidad.

Durante este año, hemos intentado poner en diálogo los problemas estructurales, con los temas de agenda y las problemáticas complejas. La vulneración estructural sigue estando marcada por el incumplimiento al derecho al territorio y la vida digna: la criminalización de defensores, el impacto de la minería del oro, los obstáculos que atraviesan las gobernanzas indígenas, la situación de indígenas en aislamiento voluntario y las migraciones forzadas (o no tanto) de indígenas.

Entre los temas de coyuntura que denotan urgencia, tal vez los más interesantes para aquellas audiencias no vinculadas cotidianamente con las agendas indígenas y ambientales, abordamos las protestas de indígenas y afrodescendientes en Colombia, la Convención Constituyente en Chile, las movilizaciones y elecciones en Perú, el recorrido de los zapatistas por Europa, las protestas por la demarcación en Brasilia y la criminalización del pueblo Mapuche en Argentina.

A lo largo del año hemos dado un fuerte interés a temas complejos que generan intensos debates: las mujeres indígenas privadas de su libertad en las cárceles latinoamericanas, las ambigüedades de los procesos de reconciliación que suelen ser señalados como casos de éxitos, la vulnerabilidad de los derechos de niños y niñas indígenas, y el establecimiento de parques eólicos en territorios indígenas que afectan la vida de las comunidades.

En esta construcción colectiva, nos resta seguir profundizando el diálogo entre diferentes regiones del mundo y que cada vez más líderes y lideresas indígenas escriban en nuestra revista. También debemos avanzar en la implementación de formatos de información más atractivos para las nuevas generaciones.

Queremos también agradecer a las y los lectores que apoyan nuestros contenidos y sugieren nuevos temas de discusión. Durante este año hemos publicado varios artículos en inglés y para 2022 esperamos reforzar la versión bilingüe de la revista.

De cara a nuestro tercer año de vida, contamos con una fortaleza: el compromiso de nuestros redactores y audiencias en la búsqueda de un mundo más justo. Ustedes saben que cuentan con el compromiso de Debates Indígenas.